El skateboard de la fábrica de Marbel es eléctrico

Con Marbel Electric Skateboard podrás subir cuestas sin poner el pie en el suelo.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
El skateboard de la fábrica de Marbel es eléctrico
ver la galería »

1963 comenzó un martes. 365 días que dieron de sí a Steven Soderbergh, Takashi Murakami, Michael Jordan, Quentin Tarantino, Brad Pitt o José Mourinho, al ritmo del Please Please Me de The Beatles. Mientras se lanzaba al espacio el primer satélite geoestacionario experimental, y Washington D.C. y Moscú se conectaban con el teléfono rojo, que siempre fue negro.

Pues ese mismo año en el que The Beach Boys entonaban el Surfin’USA, Mickey Muñoz y Phil Edwars, inventaban en Malibú, California, United States of America, el monopatín. La idea era poder hacer surf en tierra, así que cogieron una tabla de madera y las ruedas de unos patines, y se echaron a rodar con su Surf Roll, que fue así como lo denominaron.

Desde entonces el invento ha cambiado mucho. Ahora las tablas se fabrican con láminas de madera de arce, roble, guatambú o maple. También las puedes encontrar de plástico, sin la misma respuesta que las de madera, de fibra de vidrio, o de fibra de carbono, fabricadas normalmente con 7 u 8 láminas, y distintas longitudes.

Las hay de descenso, de street, con ejes recubiertos de metal que facilitan el deslizamiento por superficies abruptas, y de tracks, algo más pesadas, especiales para skate paros. Y luego está la Marbel Electric, que con ese nombre parece sacada de la factoría del cómic, y que por sus funciones igual sobre ella eres un poco superhéroe o superheroína.

Este skateboard fue diseñado para ser ligero, rápido y fácil de usar. Su estructura está fabricada en fibra de carbono y kevlar, en la que además se integra su batería, porque el de Marbel es eléctrico. Pesa 4,5 kilos, lo que lo convierte en el skate más ligero del mundo, tiene autonomía para 16 kilómetros, y puede alcanzar una velocidad de 30 kilómetros por hora.

Pero además tiene un mando de control inalámbrico que sirve para frenar y acelerar, y una app con la que consigues a través de tu smartphone, personalizar tu estilo, la velocidad máxima o la aceleración, y todo sin tener que poner un pie en el suelo, que es otra experiencia ¿a que apetece?

Si te gusta ésto, dilo: