Botas y cuadros, el otoño de Timberland

La firma apuesta fuerte por sus botas clásicas y las combina con prendas con un claro estilo urbano.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera
Botas y cuadros, el otoño de Timberland
ver la galería »

Las míticas botas de Timberland nacieron en el año 1973 como calzado para ser utilizado por los leñadores. Su resistencia, durabilidad y calidad de cosido aseguraban una larga vida de trabajo a unas piezas que no podían dejar de lado una firmeza de pisada absolutamente necesaria en ese tipo de menesteres. A finales de los 80, el mundo alternativo de las ciudades, incluidas estrellas del rap, las adaptaron a su estilo. Fue la entrada de estas botas en el universo de la moda.

Este otoño, la firma norteamericana quiere que las redescubramos. Pero, en el caso de su colección masculina, con una línea de modelos que redefine el clásico, pero sin perder su esencia. Así, se apuesta por colores diferentes al famoso amarillo mostaza, para adoptar una paleta más otoñal, llena de marrones en diferentes gamas, del más claro al casi negro. Además, se completa con botines de ante y cuero, también en colores básicos.

Combinan a la perfección con una colección textil con un claro componente urbano pero que, paradójicamente, parte del mundo de los leñadores (un nuevo guiño a su pasado) en cuando a los estampados se refiere. Así, sus camisas son casi exclusivamente de cuadros, pero con detalles muy actuales como el ‘button up’. Estas se combinan con cazadoras de cuero y chaquetas bomber (destaca una con guateado, de ‘look’ muy motero), así como abrigos de grandes bolsillos.

El resto de accesorios también se ha cuidado mucho, especialmente en lo referente a los bolsos y mochilas, para las que se han utilizado cueros de calidad así como tejido vaquero. Este último, en una bonita bolsa de viaje con bandolera que combina el cuero de aspecto envejecido con el dénim. Reforzada en la base, con doble asa de cuero grueso y ribeteado todo en amarillo, está llamada a ser una pieza que enamore.

Si te gusta ésto, dilo: