5 pijamas para las visitas navideñas

O cómo evitar animales amorosos y transparencias para agradar a los seres más especiales que conocerás esta Navidad.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Noelia Hidalgo

Ha llegado la hora de ponerse serios porque si queremos que esto funcione es la única manera. Empecemos por el principio: la Navidad es sinónimo de reuniones familiares, amigos y la época idónea para justificar, por fin, que esas personas tan especiales para un@ se acaben conociendo durante los días de vacaciones. Ni se te ocurra parar de leer ahora, que sí, es el mismo tostón de siempre pero de verdad que ahora viene lo bueno.

Por otra parte, para aquellos que vivimos en el ala del mundo en el que las fiestas se pasan a temperaturas de infarto, se nos suma la tragedia de que ante tal tipo de eventos, en los que la presencia suele ser lo que más importa –sí, porque aún no conocen tus habilidades de encanto- los looks pierden cierta chispa si lo que buscas es la comodidad y el calorcito.

¿Problema? Uno abre la maleta, mira la nada, se dirige al armario y mira al todo. Entonces es cuando comienza esa fase de absorción total para ver qué es lo que nos llevamos para parecer una buena persona, sensata, adorable e inteligente con, por supuesto, buen gusto. Pero hay algo de lo que solemos olvidarnos y que, probablemente, sea lo más importante: el pijama/ropa de noche (para dormir, no para bailar). Sí, porque parece que nadie cae en la idea de que va a una casa ajena, donde va a conocer o a ver a gente importante y a los que, estoy 100% segura, no les interesa en absoluto que tu tengas la necesidad de dormir con osos, elefantes, jirafas y gatos en tu camiseta, pantalón o camisón, a no ser que se limiten a ser tus padres, los cuales tienen que asumirlo por cuestión de genética. Por otra parte, intenta evitar en la medida de lo posible (o en su totalidad, mejor) imitar a Carrie Bradshaw, porque ella vive en Nueva York y tu no…

En serio, hazme caso, que se perfectamente de lo que hablo. Deja los tejidos que parecen forjados en un mismísimo volcán, derivaciones de cualquier tipo de animal amoroso o colores expulsados de la paleta cromática oficial para tu propio hogar o regalos de las abuelas que, de paso, se acaban convirtiendo en verdaderas pruebas de amor para novios o maridos, lo cual siempre viene bien. Si lo que quieres es disfrutar de noches de sueño profundo sin poner en juego tu estilo y la opinión de la familia, echa un vistazo a nuestra selección de 5 pijamas aptos para las visitas navideñas…

Si te gusta ésto, dilo: