12 bañadores masculinos de escándalo.

Moda de baño masculina para dejarnos boquiabiertos

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera

¿Quién ha dicho que solo ellas tienen derecho a lucir cuerpo en verano? La ‘operación bikini’ afecta a todos por igual, incluso a aquellos a los que nunca se les ha pasado por la cabeza enfundarse un dos piezas. De hecho, no tienen por qué, ya que la moda de baño masculina se afianza cada verano como la mejor baza para unir cuerpo, tecnología y comodidad en modelos que, en muchas ocasiones, quitan el hipo.

La tendencia nació gracias a las firmas de baño nicho. Cada vez eran más los hombres que, dentro de una dinámica mayor de culto al cuerpo y de querer cuidarse, querían lucir sus encantos, logrados a fuerza de machacarse en el gimnasio el resto del año, tanto en la playa como en la piscina. Para ello, las clásicas bermudas hasta la rodilla (mucho peor aquellas que, afortunadamente, ya pasaron de moda que llegaban casi a los tobillos) o las prendas de surf no eran suficientes. Tampoco se trataba de recurrir a los clásicos bañadores de competición, llamados normalmente Speedos, como la marca, en tanto que se quería una imagen de tendencia, a la moda, y no de un mero nadador de fondo.

Así, firmas como Aussiebum empezaron a apostar por crear colecciones diferentes, en las que el color y, sobre todo, los patrones eran los protagonistas. La firma australiana se ha convertido hoy por hoy en una de las grandes referencias en moda baño para quienes quieren algo diferente. Se podría decir, incluso, que es la medianía del sector, en tanto que encontramos firmas mucho más atrevidas, como Andrew Christian o la española ES Collection, y otras que siguen prefiriendo jugar a la seducción tapando un poco más de cuerpo, pero con patrones que refuerzan una poderosa silueta, como es el caso de Calzedonia o Dolce & Gabbana.

Aunque lo importante es que se disfrute cómoda y tranquilamente de una jornada de playa, no hay nada mejor que hacerlo con un bañador que nos permita desarrollar ese puntito presumido que todos tenemos. Y mucho más ahora, con tanta red social ávida de fotos con las que dar envidia a amigos y seguidores…

Si te gusta ésto, dilo: