10 chalecos para dar color al otoño

Cómodos, fáciles de llevar y guardar, combinan con todo y protegen del frío. ¿Quién da más?

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera

Este otoño, la estética de montaña triunfa en todas las colecciones, tanto a la hora de vestir en la ciudad como en un entorno mucho más acorde. De entre todas las prendas, una que parece haber puesto a todas las firmas de acuerdo es el chaleco acolchado, con o sin guateado, que cede protagonismo especialmente a las líneas horizontales.

No falta en ninguna colección y, sorprendentemente, se han elegido diseños muy parecidos, entre los que destaca la ausencia total de estampados. El liso, especialmente monocromático, aunque algunos siguen respetando la tradición del forro en un color contrastado (caso de Hollister, la segunda firma de la americana Abercrombie & Fitch) o las hombreras con mezcla de texturas (que la colección que ha preparado para Gant el diseñador Michael Bastian sigue recogiendo).

Pero si hay más o menos unanimidad a la hora de evitar el estampado o de apostar por las rayas horizontales en vez del guateado, no hay ningún criterio específico cuando de elegir color se trata. Esta temporada se abre todo el espectro del arcoiris, por lo que encontramos desde amarillos lustrosos a rojos apasionados, pasando por fucsias, todo tipo de azules marinos, morados, grises, verdes… Se podría decir que es posible encontrar un chaleco de estas características en cualquier color, basta decidir cuál queremos.

En cuanto a patrones, siguen siendo preferencia los de corte ajustado y recto, que es el que escogen marcas clásicas como Moncler, Barbour o Alexander McQueen. Sin embargo, poco a poco empiezan a aparecer más modelos anchos, con una estética más de cazador. Aquí podríamos volver a encuadrar las propuestas de Gant, pero también las de las españolas Tenkey y Zara Man.

A la hora de combinarlos, raro es el estilista que no apuesta por una camisa clásica, especialmente lisa o con un estampado poco llamativo (si se trata de tonos otoñales, mucho mejor unas rayas suaves, también en tonos tierra o marinos), para que siga jugando un papel fundamental el colorido del chaleco.

Si te gusta ésto, dilo: