Comida fusión Mediterráneo-Oriental

Oribu Gastrobar fusiona conceptos culinarios, en los fogones de Óscar Horcajo.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
Comida fusión Mediterráneo-Oriental
ver la galería »

Las fusiones se han convertido en las nuevas formas de hacer las cosas. Mezclar, entremezclarse, crear desde lo conocido, seleccionar y hermanar conceptos. Así es como se confeccionan nuevos diseños, se proyectan nuevos espacios, o se crean nuevos nuevos elementos, que tras la simbiosis resultan tremendamente enriquecedores.

Pero hoy vamos a hablar de restauración, de comida fusión con raíces mediterráneas y toques orientales. Porque oriente está de moda, no de ahora, sino de hace mucho, y de esa experiencia con su cultura y sus formas de hacer, descubrimos la habilidad de Óscar Horcajo en los fogones del Oribu Gastrobar.

El espacio diseñado por Álvaro Oliver Bultó en el 10 de Barquillo, donde antes estaban las tiendas de electrónica y sonido, se debate entre la denominación de taberna, y la de restaurante al uso, dividido en tres ambientes, con bodega vista, mesas bajas y altas, y corners rústicos, paredes azules que combinan con blanco, suelos de madera y elementos metálicos.

Pero entrando en materia gastronómica, hemos de decir que su cocina es española, de raíces mediterráneas pero con un marcado toque oriental, el que Horcajo aprendió de Chicote durante su estancia en el desaparecido NODO.

Tapeo y platos tradicionales made in Spain, que fraternizan con ingredientes y procedimientos culinarios aprehendidos del Extremo Oriente. Y así las Gyozas de cocido madrileño con su caldo al miso, el Sashimi de atún rojo con mojo picón y olivas negras, la Tortilla de patatas frita en tempura, que Horcajo incluye en su carta como homenaje a su maestro Alberto Chicote, o el Secreto de cerdo ibérico, pak choi salteado al wok y salsa de mostaza.

Como última curiosidad, su nombre, que obviamente es de origen japonés, pero con traducción muy de aquí, ya que Oribu es Oliva, y de ese juego su propio concepto, su mezcla, su perfecta unión de aquí y allá que consigue que su gastrobar figure en la lista de muchos que viven o visitan la capital.

Si te gusta ésto, dilo: