Comer hamburguesas, un Pecado Carnal

La franquicia abre restaurante en Majadahonda. Ya son cinco sus pecados.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
Comer hamburguesas, un Pecado Carnal
ver la galería »

El latín contempla la lujuria, que es Pecado Capital, bajo el término luxus, que en el idioma de Cesar Augusto significaba abundancia y exuberancia, generalmente relacionada con pensamientos excesivos y deseos incontrolables hacia los placeres de la carne. Y aquí queríamos llegar, a la carne, porque el comer de hoy tiene su centro en ella, en sus formas redondeadas y también en el pecado.

Para ponernos en situación nos situamos en el 14 de la Calle Mina de Majadahonda, porque es allí donde Pecado Carnal ha abierto su quinto restaurante de la capital. ¿Las novedades? Que es el primero de sus locales con terraza, y que con tan fausto motivo, suman a su carta la Portobello kobe burger, con lo que ya son cuatro sus especialidades en carne.

Cuatro opciones para pecar, probando la mejor carne de Asia

Su carta que cuenta con un Corpus Delicti de entrantes, y un Sin Pecado Concebidas de ensaladas, tiene su fuerte en las hamburguesas, que lejos de ser sota, caballo y rey, comienzan diferenciándose a través de su materia prima: la carne de kobe, y todos sabemos que la carne de estos animales se caracteriza por su color y su textura, su ternura y su baja cantidad de grasa.

Así en Pecado Carnal, Asia pasa por la parrilla, para dar a su carne el clásico estilo americano con un toque mediterráneo, en una selección de tres variedades. La Clasic Burguer Kobe, con pepinillos dulces, tomate natural y queso cheddar americano. La Truffled Cheese Kobe Burger, con salsa de queso trufado y boletus. Y la Black Garlic Kobe Burger, que su opción más oriental, con mayonesa japonesa y el desconocido ajo negro.

Y a pecado resuelto lo mejor es dejarse llevar, pero ojo con la gula.

Si te gusta ésto, dilo: