Barcelona en 7 bombones

Los de otras tantas bombonerías cuya visita es la excusa perfecta para conocer los diferentes barrios del centro de la ciudad.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera

Conocer los diferentes barrios de Barcelona realizando una ruta entre siete de sus mejores bombonerías es mucho más que un paseo indulgente. La relación entre la ciudad y el chocolate no es nueva. De hecho, fue de las provincias en las que más éxito tuvo este dulce bocado que llegaba gracias al cacao americano. Siglos después, siguen perpetuando esta tradición firmas artesanas, tanto centenarias como de nuevo cuño, aliadas del diseño más moderno, que no solo se dedican a las típicas monas de Pascua, sino a todo un surtido de bombones y tabletas que permiten recorrer la ciudad yendo de bombón en bombón.

Nuestra ruta, por tanto, comienza, no podía ser menos, en el Museu de la Xocolata, el templo cultural del chocolate en la Ciudad Condal. Aquí nos explican que Barcelona fue la primera ciudad en la que se desarrolló una auténtica industria chocolatera. Dos gremios podían vender este producto: el de los molineros del chocolate y el de los drogueros. En el siglo XIX había veinte molinos de chocolate funcionando solo en el distrito de Ciutat Vella.

De esa época es el primer obrador que transformó el chocolate como bebida en un producto sólido, algo que era impensable cuando se comenzó a elaborar en el siglo XV como reconstituyente en algunos monasterios de la región. Y de ese solido, en tableta, a las delicias rellenas que son hoy los bombones ‘made in Barcelona’.

Desde el mercado de la Boquería a los nuevos barrios, no son todas las que son, pero sí siete de las bombonerías que no podemos perdernos las que hemos seleccionado. ¡Feliz viaje chocolateado!

Si te gusta ésto, dilo: