6 Instagram masculinos que le siguen los pasos a Paris Hilton

Las cuentas de Instagram que tienen más ceros… y no hablamos de seguidores.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero

Hoy vamos a hablar de los niños ricos de Instagram. Seguro que habéis oído hablar de ellos. De ellos y de sus tickets de miles de euros en cuentas de restaurantes, de sus jets privados, de sus derroches joyeros y de sus baños en champagne. Un comportamiento entre descarado y caprichoso, que también ha dado a luz al libro Rick Kids of Instagram, firmado por Maya Sloan, y basado en el blog del mismo nombre.

Pero antes que ellos y que sus Ferraris, sus fajos de billetes, y sus geolocalizaciones en lugares del mundo con los que todos soñamos, pero que sabemos que nunca entrarán en las escalas de nuestros destinos habituales, estuvo ella, Paris, la heredera Hilton con vida y obra digna de una barbie, la multimillonaria, que el tiempo y los negocios han dado títulos de empresaria, modelo, actriz, diseñadora e incluso cantante.

Porque fue ella la que empezó a mostrarse desde esas altas esferas que respaldan fortunas de millones de euros, y que hasta el momento resultaban inaccesibles para el resto de los mortales. Y desde allí sentó cátedra, modo y formas,  que muchos han querido imitar dentro de sus posibilidades, mientras otros encontraron un precedente desde el que justificar y enseñar un modo de vida.

Herederos jóvenes, inverbes, caprichosos y muy superficiales que han conseguido llamar la atención a base de botellas de 5000 euros de Dom Perignon, Bentleys y Ferraris a medida, zapateros con dimensiones que bien podrían ser como el salón de tu casa, o tarjeteros con visas de colores que no sabías ni que existían.

Y a su manera ellos también han marcado tendencia, desde su forma de vestir a su forma de complementarse, sin olvidar esa forma insolente de mostrarse, e incluso de expresarse, que crispa y genera atracción al mismo tiempo. Porque tener cerca de 70 mil seguidores, o en el caso de Paris 3.271,027, es muy significativo.

Nosotros hemos elegido a 6, y ninguno tiene desperdicio. Sus cuentas rebosan ceros, y no hablamos de redes sociales, sino de esas que tienen IBAN y código BIC, mientras se codean con la crème de la crème. Sus proezas conseguirán que tengas problemas mandibulares. Prueba y verás.

 

Si te gusta ésto, dilo: