Roller Lash, llega la última máscara de Benefit

Lo último de la firma cuenta con un cepillo especial que atrapa, separa, levanta y riza las pestañas.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera
Roller Lash, llega la última máscara de Benefit
ver la galería »

Dicen desde Benefit que el rizador de pestañas, esa herramienta de forma extraña a medio camino entre unas tijeras escolares y un torturador, ha pasado ya a la historia. Que se le puede decir adiós. Y todo gracias a una nueva tecnología que han patentado en la marca norteamericana y que acaban de presentar aplicada a su última máscara de pestañas: la Roller Lash.

Disponible a partir del 1 de marzo en nuestro país, se trata de una máscara cuyo secreto radica en el cepillo ligeramente curvado del que se acompaña. Se presenta en un color rosa pastel y lo han bautizado como Hook ‘n’ Roll. Este se encarga de atrapar, separar, levantar y rizar las pestañas en la misma aplicación, fijando el maquillaje en ellas durante 12 horas y sin necesidad de repasarlas.

El por qué se consigue está en la posición y diseño de las pequeñas cerdas del cepillo, que en este caso actúan más bien como ‘ganchos’ que como aplicadores. Estos permiten trabajar una a una las pestañas, lo que, además, repercute en un efecto que desde Benefit definen como ‘lifting’. Se inspiraron en los clásicos rulos del pelo para crear el cepillo, con el objetivo de poder aplicar máscara incluso en aquellos ojos que tengan las pestañas demasiado cortas o rectas, así como en ojos pequeños.

Con una fórmula rica en provitamina B5 (que nutre y refuerza las pestañas), los paneles de consumidoras que han probado en exclusiva la Roller Lash permitieron afirmar a Benefit que su nueva máscara hace más duradero el rizo, agranda la mirada y levanta visiblemente las pestañas.

Se pone a la venta en España a un precio de 25 €, disponible en los puntos de venta habituales de la marca. Está disponible en un único color: un negro intenso que, además, es muy fácil de desmaquillar. Y su dispensador está pensado para no obtener más producto del necesario, por lo que no se despilfarra. Tecnología y funcionalidad, al poder.

Si te gusta ésto, dilo: