Petacas para después del afeitado

Los after-shave de The Men Soap Shop se distinguen por su diseño: el de las clásicas petacas de whisky.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera
Petacas para después del afeitado
ver la galería »

La petaca ha sido, sin duda, uno de los elementos más adaptados por los diseñadores más locos. Basta echar un rápido vistazo para encontrar corbatas-petaca, sujetadores-petaca e incluso bufandas o grapadoras adaptadas para echar un trago. Sin embargo, también puede darse el caso contrario, y es que el clásico recipiente de latón para whisky que popularizaron los colonizadores del Oeste norteamericano sea la excusa, y el diseño, de un producto igual de masculino: un after-shave.

Lo ha hecho la firma estadounidense de cuidado masculino The Men’s Soap Shop. Su línea de bálsamos para después del afeitado comprende cuatro aromas diferentes, aunque todos se presentan en la clásica petaca, con un metalizado oscuro y el típico tapón de rosca que viene asegurado con una pequeña correa fijada al latón. Es decir, igual que en los años de los indios y vaqueros.

Los aromas son los típicos del cuidado más varonil: bergamota para los amantes de lo fresco, pachuli y extracto de madera de cedro para los que prefieran un aroma que dure más tiempo, sándalo para los que buscan un toque amaderado y una mezcla de hierbas aromáticas para un toque fresco y orgánico al mismo tiempo (albahaca, salvia, canela hoja, lemongrass y romero).

Creados con aceites esenciales, dejan una suavidad muy atractiva tras su uso en la piel. Su fórmula presenta alcohol, por lo que nos escocerá un poco al aplicarlo, sobre todo si nos hemos cortado, pero será una irritación controlada ya desde la base, en tanto que también posee extracto de aloe vera y edelweiss.

Con un diseño de envase muy masculino, en el que prima el logotipo de la firma, se pueden adquirir a partir de 30 €, aunque también existe la opción de hacerlo mediante packs que incluyen desde una brocha clásica de afeitar hasta jabones en lata o el cuenco para emulsionarlo, también de latón. Un universo masculino en torno al afeitado que seguro gustará a más de un vaquero del siglo XXI.

Si te gusta ésto, dilo: