Así se maquillan las mujeres Velvet

¿Cómo eran los rostros de finales de los 50? Descubre los looks que YSL ha creado para la exitosa serie de Antena 3, Velvet.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Así se maquillan las mujeres Velvet
ver la galería »

Vuelve la historia de amor-desamor-amor-desamor de Ana y Alberto. La historia de las galerías Velvet, de los que trabajan allí; historias y personajes que suben y bajan desde el taller hasta los despachos. Las familias, los negocios, los secretos de un extracto sacado de finales de los 50. Una época que Yves Saint Laurent ha sabido llevar a los rostros de las mujeres de la serie y que continúa haciéndolo esta segunda y recién estrenada temporada.

“El maquillaje es una de las categorías más cuidadas dentro de Velvet. Se puede comprobar cómo en los diferentes capítulos son aplicadas, con un enorme acierto, las referencias reales del maquillaje de aquella época, finales de los años 50. Son rostros muy pálidos porque aún no se ha puesto de moda broncearse. Así que, cutis inmaculados; y tonos rojos, granates y magenta, en los labios, eran claves. El rubor siempre con aspecto de naturalidad, en tonos melocotón color piel. En los ojos, muy marcado el eyeliner superior y mucha generosidad en la aplicación de la máscara de pestañas. Durante el día, sombras de ojos en tonos rosados o marrón claro, marcando la cuenca del ojo; y por la noche, marrones oscuros, grises y negros. La ceja en esta época se llevaba fina, arqueada con forma de ala”, apunta Yosuah Barea, National Make Up Artist de la firma. También nos da algunas pistas sobre sus personajes…

En Amaia Salamanca vemos una piel muy natural, luminosa y clara, que se consigue con la textura satinada mate del fondo de maquillaje Le Teint Encre de Peau. Apenas se marcan las mejillas y los labios van perfilados en tono rosa fuerte con Kiss&Blush para darle forma de corazón al labio superior y redondear el inferior.

Por su parte, el maquillaje de Paula Echevarría se basa en la sencillez y en la luminosidad. La tez se ha trabaja con Le Teint Encre de Peau, para lograr un lienzo fino y satinado de larga duración. Labios en un tono rosa mate y el ojo enmarcado con el eyeliner superior y a la máscara de pestañas Babydoll. El efecto de “ojo de gata” tan clásico de aquella época, se logra con un trazado de eye liner que llega hasta el vértice exterior del ojo, elevando el acabado para rasgar la mirada. Precisamente nos comentan que Paula es una fan total de Babydoll y del iluminador Touche Éclat. Y no nos extraña. ¡Quién podría no estar enamorada de este icono de YSL!

Si te gusta ésto, dilo: