Tempus fugit. 8 relojes para un eterno San Valentín

Citamos a los clásicos para readaptarlos, porque estas joyas son para siempre.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero

El latín nos ha dado grandes citas en las que el tiempo es la clave. Desde el Carpe Diem hasta el Tempus fuigit, amor manet. Y esta última nos la apropiamos para readaptarla, porque si es cierto que el amor permanece, una joya es para siempre, y aquí entran en juego nuestros relojes. 8 formas de hacer que tu muñeca sea diferente, 8 opciones para demostrar que esta vez el amor es cuestión de tiempo, y  que sólo hay una forma de darte cuenta de que las horas cuando estás bajo los efectos de Cupido, pasan.

Máquinas del tiempo que recuperando la esencia de la novela de Herbert George Wells, también contemplan la teoría del Eternalismo, desde la que entonamos un “El tiempo pasa los relojes permanecen”.

Si te gusta ésto, dilo: