Bundle MacLaren y el arte de tocarse la cabeza

Que es, sin duda, un arte inglés.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera
Bundle MacLaren y el arte de tocarse la cabeza
ver la galería »

Lo de tocarse la cabeza tiene su historia y se remonta al antiguo Egipto, para llegar a las civilizaciones griega y romana, de ahí hasta nuestra Edad Media, la época renacentista, la barroca, el S. XIX y también el XX. Dicho de otro modo, los tocados forman parte de nuestro atuendo desde siempre.

Hoy en día su uso es más limitado que en otras épocas pero no por ello menos importante, es más, resulta indispensable tocarse la cabeza con atino siempre que elevemos la elegancia al ámbito de la etiqueta y los momentos de vestir.

Los tocados de Bundle MacLaren suman elegancia a cualquier atuendo.

Puestos a tocarnos la cabeza, no podemos evitar mirar hacia Inglaterra porque allí los tocados en todas sus formas, desde los más discretos hasta los más sorprendentes pasando por todo tipo de pamelas, gorros y sombreros, siguen siendo un objeto de uso ineludible en más ocasiones de las que podríamos imaginar. Y, ahora que ya nos hemos ido a Ascot y a las últimas regias bodas británicas, os proponemos una firma de santo y seña inglés que ha nacido para hacer los tocados bellos y asequibles. Es Bundle MacLaren Millinery.

A Bundle le gustaban los tocados, desde siempre, y le resultaba frustrante ver como los tocados bellos escapaban al bolsillo medio y los asequibles resultaban monótonos y casi repetidos. Por eso diseñó los suyos propios, unos funcionales y otros de gala y etiqueta, divertidos y también sobrios, coloristas y llenos de detalles, todos soñados y fabricados en Inglaterra. Así comenzaba la historia en 2009 y así continúa en su última colección, la que hoy os mostramos.

En ella descubrimos tocados grandes y llamativos junto a otros más pequeños pero siempre originales y sorprendentes, los hay atrevidos, porque tiene lo suyo llevarse la fresas cubierto incluido en el tocado, y también clásicos y con detalles florales, sombreros que nos recuerdan a la Bergman en sus últimas escenas de Casablanca y otros de corte masculino que nos hacen pensar en Bogart.

Con Bundle MacLaren tocarse la cabeza es un placer para el que sólo falta encontrar la ocasión.

Si te gusta ésto, dilo: