Snowcoach, un trineo que funciona con motonieve

Equinox crea un modo divertido de viajar por la nieve en grupo, con la ayuda de un remolque-trineo para dos personas.

Snowcoach, un trineo que funciona con motonieve
  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera 30 de diciembre de 2014
Snowcoach, un trineo que funciona con motonieve
ver la galería »

Ya no hace falta más de una motonieve para que un pequeño grupo de amigos o una familia pueda disfrutar de ‘cabalgadas’ por el manto blanco ahora en pleno invierno. Es posible gracias a lo último de Equinox, un trineo que se acopla a la moto como si fuera una caravana o un remolque y que han bautizado como Snowcoach.

De hecho, la firma promete toda una experiencia propia de la montaña rusa de un parque de atracciones, y es que el interior del Snowcoach, con capacidad para dos personas, cuenta con ambos sillines, muy cómodos, sistematizados para dar la máxima seguridad durante el recorrido, mediante cinturones especiales. Esto permite que el viaje sea divertido y seguro, disfrutando de cada elevación del terreno.

El trineo está construido en poliuretano muy resistente y se desliza sobre dos esquíes anclados al cuerpo del aparato mediante amortiguadores de alta resistencia. Con un largo de 1,82 metros, se adapta bien a cualquier furgoneta para transportarlo y su peso, 158 kg, asegura la firmeza.

A la venta por un precio de 1.800 € aprox., está disponible en cinco colores (negro, azul, rojo, amarillo y verde), a cuál más llamativo sobre la nieve; y el diseño se completa con reflectantes, asientos ergonómicos y un práctico maletero en el que guardar, por ejemplo, la comida si queremos irnos de picnic invernal con la familia o amigos.

Equinox ha desarrollado, además, otros modelos a partir del Snowcoach. Así, es posible convertirlo en todo un trineo familiar gracias al Snowcoach MPV, que pasa de dos a seis personas de espacio y que se mueve gracias a cuatro esquíes deslizantes y no solo un par. Además, para zonas con buena visibilidad, también existe una adaptación del trineo sin techo, como si fuera una antigua calesa de coche de caballos. Todo para disfrutar como nunca de una jornada de nieve.

Si te gusta ésto, dilo:

Comentarios Cerrados.