Kenzo y una nueva locura de los chicos de Toiletpaper.

Kenzo ha encontrado en Toiletpaper la horma de su zapato y ambos suman despropósito y locura en encantadora armonía.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera
Kenzo y una nueva locura de los chicos de Toiletpaper.
ver la galería »

Lo de Kenzo ha sido siempre la locura, la provocación, el color, lo descabellado hasta el absurdo y todo ello envuelto en una armonía que convertía un despropósito en tendencia; algo de esta locura debió nacer ya con Kenzo en Japón pero también algo de ella surgió de su empeño por convertirse en un diseñador de vanguardia.

Asistió a la academia de moda Tokio’s Bunka Fashion College cuando ésta apenas acababa de admitir a los hombres en su centro y a continuación se trasladó a París, la meca de la moda; vendía bocetos y creaba colecciones con trozos de tejidos variopintos, la locura comenzaba a tomar forma… y finalmente los ojos de los críticos de moda prestaron atención a sus shows de color y transparencias hasta llevar a la portada de Elle uno de sus modelos. Después llegó el grupo LVMH, al que pertenece actualmente su sello, y ya en el siglo XXI el célebre diseñador japonés optó por alejarse de la dirección creativa de su Kenzo.

Claro que un tipo de creatividad desbordante como Kenzo imprime caracter y deja siempre una huella indeleble por eso su firma de moda, aun sin él y en el soberbio grupo francés de Louis Vuitton, sigue siendo muy Kenzo, más aún desde que encontró la horma de su zapato en los chicos de Toiletpaper magazine.

Toiletpaper magazine tiene el mismo halo de locura que luce Kenzo y de ahí el entendimiento quasiperfecto entre ambos sellos, las propuestas de la firma de moda para el próximo otoño-invierno contadas por la revista de Maurizio Cattelan y Pierpaolo Ferrari, que son además la tercera colaboración entre Kenzo y Toiletpaper magazine, dan buena muestra de ello.

La evocación de un jardín en el que la flor es una mujer; el amago de un robo en el que el ladrón luce joyas, relojes y zapatillas, al estilo de la pantera rosa pero llevando ese color a la puerta más que a la piedra que miran después tras los cristales de unas monturas Kenzo, también bolsos e imágenes superpuestas y bien vestidas en un juego de espejos que coquetea con la duplicidad y el engaño… Éstas son algunas de las locuras que han ideado en Toiletpaper magazine para plasmar en imágenes y video lo que Kenzo nos propone para vestir y complementar el próximo invierno.

Todo un despropósito armónico y encantador que nos engancha y seduce tanto como ha hecho suyos a Guinevere van Seenus y Robbie McKinnon, los modélicos rostros de la campaña. Y así llegamos a decir que, para el próximo otoño, queremos Kenzo.

Si te gusta ésto, dilo: