El movimiento y el gymwear de Oysho

La línea deportiva de Oysho se inquieta ante la cámara. Normal porque es para no pararse.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
El movimiento y el gymwear de Oysho
ver la galería »

La ropa deportiva tiene una historia centenaria, que en el pasar de los años ha ido definiendo deportes y estilos, hasta llegar a opciones absolutamente personalizadas. Cada vez son más las firmas que dentro del mundo de la moda deciden hacer un hueco a este tipo de indumentaria, que durante mucho tiempo sólo fue territorio de marcas exclusivas del deporte.

Pero fueron ellas, las firmas deportivas, las que fijaron las tendencias, las que impusieron los estilos, los patrones, las formas y las combinaciones. Así las míticas rayas blancas, que incluso han protagonizado más de una colección en firmas como Chanel o Versace, y no precisamente para practicar ningún deporte.

Y en estas llegó Oysho, que desde el principio se hizo fuerte en el mundo lencero, el de los pijamas y la ropa de dentro de casa, y decidió que ya que estaban metidos en harina, lo mejor era probar con una colección deportiva, de la que ahora hablamos refiriéndonos a su otoño y a su invierno, el que viene, el que rubrican los números 14 y 15.

Una colección dinámica, porque así son sus fotografías, que captura el movimiento en un espacio de negra oscuridad, que resalta su propuesta de tonos fresas, azules y grises sobre mapas topográficos interplanetarios y constelaciones, que son el centro de los estampados de esta campaña, que por los pelos captura a la modelo danesa Caroline Brasch Nielsen, con el objetivo de Daniel Sannwald.

Espacio, tiempo, constelaciones y movimiento, se interpretan magistralmente para dar contenido y sentido a la línea más deportiva de la firma española. Donde chaquetas, pantalones cortos, camisetas, chalecos, leggins y zapatillas, prometen comodidad y velocidad a partes iguales, a través de sus prendas reflectantes, su felpa reinventada en nuevos patrones, y sus ligeros tejidos. Ahora no puedes decir que no te apetece moverte, porque su velocidad es contagiosa.

Si te gusta ésto, dilo: