Con alma de Barbie

El homewear más romántico, el de Wildfox, nos recuerda que nosotras también queríamos ser Barbie…

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera
Con alma de Barbie
ver la galería »

Solemos estar atentos a todo lo que nos propone Wildfox porque tiende a ofrecernos modelos que nos gustan, nos resultan cómodos y fáciles de llevar; además, esta firma tan informal y tan de homewear, confiesa en sus propuestas la inspiración de la que parten y ahí es donde nos mata porque su inspiración suele estar oculta en rincones de nuestra memoria. Dinos sino… ¿acaso no querías ser tú un poco Barbie y lucir un deportivo y un Kent?

Pues sí, nos gustaba la barbie con su larga melena, sus larguísimas piernas, su cintura perfecta y su estilazo; nos gustaban también todos sus complementos que, además de casa, caravana, caballo, ponie, bolsos, joyas, ropas o coche, incluían a un perfecto Kent, como el alter ego de Superman pero mucho más soso, eso sí, muy mono.

Y, por supuesto, además de jugar con la barbie, o con la colección de barbies…, queríamos ser como ella y nos imaginábamos una vida perfecta que empezaba por vernos a nosotras mismas guapas a rabiar siguiendo los estilismos de la muñeca americana. Luego crecimos y nos dimos cuenta de alguna que otra cosa, claro que también creció la Barbie y si ahora te toca hacerte con alguna para regalar, no dejará de sorprenderte donde ha llegado la buena de la muñeca.

Allá que nos lleva Wildfox a nuestro tiempo de ensueño y Barbies para vestir el homewear que viene, todo muy rosa y muy fucsia, muy ajustado y muy rubio pero también en versión morena, que en eso se ha diversificado lo suyo la muñeca de Mattel. Prendas para estar cómodas y en casa y otras para vivir la vida Barbie que comienza siempre por ejercitar el cuerpo cada mañana.

Todo muy romántico y cálido, con un toque infantil, todo, en definitiva, muy Barbie. Si tu también eras fan de esta muñeca, que es sin duda un clásico de los jueguetes infantiles, déjate llevar por Wildfox y envuelve tus veladas hogareñas en el que fuera tu mundo infantil.

Si te gusta ésto, dilo: