Vino y cama en Finca de los Arandinos

El enoturismo de La Rioja viene con bodega, hotel, restaurante y spa.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
Vino y cama en Finca de los Arandinos
ver la galería »

¿Por dónde empezamos? Que tener una bodega, un hotel, un restaurante y un spa, y todo en el mismo sitio, afina los cinco sentidos.

Empezamos por el olfato, el del aire puro de esa parte de la Sierra de Moncalvillo, a 10 minutos de Logroño. El de la fragancia de las barricas, y el de la tierra de los viñedos. Pero la Finca de los Arandinos es también placer para la vista. Una edificación proyectada por Javier Arizcuren con interiores diseñados por David Delfín, y un paisaje de esos que te conectan con tu lado más zen, que también es placer para el oído.

 Una edificación proyectada por Javier Arizcuren con interiores diseñados por David Delfín

El gusto corre a cargo de sus vinos con Denominación de Origen Rioja, y su Restaurante Tierra, llevado por Diego Rodríguez, Mikel Zeberio y su equipo, y recomendado por las guías Michelín y Repsol.

Y el tacto, que lo hemos dejado para el final, lo pone su spa a pie de viña, con sauna seca, baño turco, ducha ciclónica, aromaterapia, pediluvio, piscina de agua caliente y agua fría, y una terraza solarium. Dos horas de circuito para equilibrar cuerpo y mente y salir como la seda.

Campos y montañas desde los que disfrutar en unas habitaciones amplias de terrazas con césped,  mucha luz, y minibar gratuito, que todo hay que decirlo.

Una experiencia enoturística que invita a conocer y a poner a prueba todos tus sentidos.

Si te gusta ésto, dilo: