Mistura, helados a la piedra

Un lugar donde disfrutar de los mejores helados artesanales y ecológicos de Madrid.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Noelia Hidalgo
Mistura, helados a la piedra
ver la galería »

Es uno de esos sitios que, al pasar por delante, te obliga a girar la cabeza y admirar su interior. Unos cuantos metros cuadrados a base de madera reciclada. En un extremo, una barra pequeña donde poder disfrutar todo lo que hay en el otro lado, expuesto sobre un mostrador donde podríamos decir en pocas palabras que encuentras todo lo necesario para que ‘te quiten el sentío’.

Uno de esos lugares donde lo primero que uno piensa es que, con esa decoración, poco puede haber que esté malo. Y, efectivamente, esto es lo que pasa con los helados de Carlos y Carmelo, dos chicos que abandonaron la liga de las corbatas para conocer mundo y encontrar su pasión en India: la de transmitir lo que realmente son a través del helado.

Helados handcrafted y productos ecológicos, sin aditivos y 100% saludables

Y es así como uno de los mayores vicios culinarios del mundo se convierte en un concepto en el que la naturaleza, la comida sana y el trabajo con ilusión están presentes. Porque los productos de Mistura son artesanales, manteniendo sus propiedades nutritivas gracias a la ausencia de aditivos, y 100% saludables gracias a un control estricto de grasas y azúcares.

Pero si quieres saber qué es lo que realmente les diferencia de cualquier otra heladería, igual que los helados los hagan a la plancha te da una idea. La plancha es de granito, y está a -20ºC, temperatura en la que la fusión de sabores y sus complementos adquieren texturas y presencias absolutamente novedosas.

Eso y que sus mermeladas naturales de fruta de temporada, sus cafés procedentes de comunidades de caficultores del sur de Colombia, sus tés orgánicos y sus lácteos procedentes de una pequeña granja de las afueras de Madrid, que puedes tomar en envases reciclables, se comprometen con  el paladar y con el medio ambiente.

Si te gusta ésto, dilo: