Dos hoteles para pasar el verano como si fueras Christiano Ronaldo.

Porque mereces un descanso de lujo al estilo de Christiano Ronaldo.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera

¿Lisboa o Funchal? ¿el Portugal peninsular en su bella y evocadora capital o su mágica isla de Madeira en la que nació el astro del fútbol portugués Christiano Ronaldo? El destino lo eliges tú y el hotel lo pone CR7.

Escaparnos al menos unos días al año lejos de nuestro lugar de origen es un ritual que, especialmente para quienes viven en el agitado mundo urbano de asfalto y prisa, se ha convertido en una tarea de obligado y placentero cumplimiento. Necesitamos alejarnos y desconectar de la vida diaria con sus trabajos, sus exámenes y todas sus exigencias, merecemos disfrutar y vivir, al menos unos días, como si la vida nos sonriera tanto o más que a Christiano Ronaldo. No tenemos su poder adquisitivo (tampoco al fisco pisándonos los talones), pero sí podemos vivir unos días como él en alguno de sus dos hoteles, ambos en su Portugal natal y ambos sólo el principio de lo que amenaza con ser un nuevo imperio hotelero, se anuncian ya aperturas en Madrid y Nueva York.

Claro que a nosotros hoy nos interesan el par de hoteles que ya existen porque, además, sus ubicaciones nos parecen magníficas para escaparse unos días. ¿Conoces Lisboa? allí puedes llegar en tu propio coche desde la península y dejarte arrastrar por una ciudad evocadora y bella, una capital que destila ese glamour propio de las viejas ciudades europeas que, al tiempo que crecen y se transforman, mantienen su corazón y su casco histórico envuelto en la esencia de su historia.

Claro que lo del turismo urbano tal vez no te seduzca tanto como el isleño y Madeira es, en ese caso, una opción más que recomendable. Y es que Madeira es una isla atlántica de naturaleza imponente en la que el hotel de CR7 representa todo un capricho para tus vacaciones.

Los dos hoteles de CR7 y el Grupo Pestana son modernos y deportivos, con detalles que te sorprenderán como ver paredes de césped, hoteles de ese lujo particular que se asocia al único lujo que conocemos y nos importa, el de disfrutar y reír, el de ser felices en sus SPAs, gimnasios, piscinas, jacuzzis, terrazas de verano e incluso futbolines.

Si te gusta ésto, dilo: