Destino Santo Domingo.

Porque todavía queda verano, porque la República Dominicana, Santo Domingo, es el Caribe asequible y porque todos nos merecemos un lujo…

Destino Santo Domingo.
  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera 18 de Septiembre de 2015
Destino Santo Domingo.
ver la galería »

Solemos asociar la República Dominicana al Caribe asequible porque no son pocas las propuestas que, especialmente en temporada media o baja, alcanzan ese estatus, el de ‘puedo‘; esto nos lleva a pensar sólo en mar, playa, jungla con cascadas, vacacaciones de verano por encima de todas las cosas. Pero, en realidad, la República Dominicana es más que las playas paradisíacas de Punta Cana, más que su Caribe más cálido, es también un país con historia y los vestigios de esa historia se concentran en su capital, en Santo Domingo.

Si quieres conocer la República Dominicana en su Caribe y más allá de él, no podrás dejar de visitar Santo Domingo y, una vez allí, el alojamiento sólo puede ser uno, uno que es todo un lujo, lo sabemos, pero… ¿no te mereces tú acaso un lujo, al menos, una vez al año?

Te proponemos pasar unos días en el corazón de una ciudad colonial, Santo Domingo, y hacerlo alojándote en una de las tres casas que Casas del SXVI pone a tu disponsición: se trata de tres espacios históricos restaurados con todo lujo de detalles para hacer de tu estancia un tiempo inolvidable; son tres propuestas muy diferentes únicamente unidas por su intención de acogerte y hacerte feliz en ellas.

La Casa del Árbol toma su nombre del árbol de mango que ocupa su patio y bajo el que podrás disfrutar de románticas cenas, esta casa dispone además de biblioteca, cocina totalmente equipada y un bar; por su parte La Casa de los Mapas por su parte se decora con cuadros que recogen mapas de la época colonial, lo que explica su nombre, esta casa de tres habitaciones dispone además de solarium y piscina para los amantes empedernidos del verano; la tercera propuesta es La Casa Manacorís, aquí la clasicidad se impone a la historia porque esta casa ocupa una parte de un antiguo convento dominico y eso se nota desde los propios muros; te encantará la discreción de este lugar y la pequeña piscina que podrás disfrutar en su patio.

Transitando ya los días de septiembre, alejándonos de nuestro verano y de nuestra temporada alta, es hora de plantearse una escapada por todo lo alto ¿no crees? una que te compense por el tiempo de trabajo y esfuerzo que te echarás al cuerpo durante el largo y frío invierno y estamos seguros de las Casas del SXVI colmarán tus deseos.

Si te gusta ésto, dilo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.