5 roscones para ser el rey de la fiesta

Una tradición deliciosa, con sorpresa y haba incluidas

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Marta Combarros

Cuenta la tradición que el día de la Epifanía se tomaba la llamada torta de reyes. Tras la comida, se servía un pastel en el cual había un haba escondida y tras partirlo en porciones iguales cada uno elegía el suyo sin hacer trampa. De este modo, aquel que encontrara el haba en su parte de la torta era nombrado Rey de la Fiesta. Aunque otra leyenda dice que al que le toque debe pagar el roscón.

También cuentan que el rey Luis XV encargó un postre para sorprender a los invitados de un banquete y el cocinero, que era español, decidió elaborar un roscón y esconder dentro de él una figura en oro. De esta forma, la nobleza adoptó esta costumbre que pronto se popularizó y el pueblo empezó a degustar este roscón con forma de corona y cuyas frutas simulaban joyas.

Es uno de los dulces más selectos y exclusivos de nuestra gastronomía, por una simple razón: la mayoría de pastelerías solo lo elaboran en estas fechas. Y, como bien se sabe, lo bueno si es breve, dos veces bueno. Cada año esperamos con ansia estas fecha para, entre otras tradiciones, poder degustar un exquisito roscón, todo un capricho para el paladar.

Hay quienes prefieren el de toda la vida y también quienes ven en este dulce tan esperado el momento perfecto para innovar y descubrir sabores nuevos. Se pueden comprar sin rellenar, para hacerlo en casa y disfrutar de todo el sabor del roscón; o bien con nata, trufa o crema. Aunque hay algunas pastelerías que optan por sabores exóticos y aciertan.

Si aún no has comprado tu roscón de reyes te recomendamos que pases por Mamá Framboise y eches un vistazo a sus caprichos dulces, por la Confitería Conrado de La Bañeza, que reparte cada año el premio más esperado –este 2015 alguién encontrará 6.000 euros en su roscón-, por el madrileño y tradicional Horno de San Honofre, por la delicadeza de los obradores de Oriol Balaguer o por la singular pastelería Vía V de Logroño.

Si te gusta ésto, dilo: