10 sensores en la muñeca con la Microsoft Band

Lo último de Microsoft es una pulsera que mide la actividad y todo tipo de datos relacionados con nuestra salud.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera
10 sensores en la muñeca con la Microsoft Band
ver la galería »

Era la gran firma que faltaba por participar del mundo de las pulseras inteligentes de autocontrol, pero Microsoft ya está aquí. Y lo ha hecho dando un gran golpe sobre la mesa. Ha presentado la Microsoft Band, una pulsera inteligente que se acompaña, además, de la plataforma para el seguimiento de datos de salud y deporte Microsoft Health.

Por un lado, la pulsera es ultraligera, con un diseño parecido a otras que ya hay en el mercado, como la Samsung Gear Fit, pero que sorprende por su ligereza. Su pantalla es de 11 x 33 mm, con una resolución de 320 x 160 píxeles. En ella, diez sensores que permiten reconocer y monitorizar todo tipo de actividades deportivas cotidianas, así como la posibilidad de conectarse con teléfonos móviles, tanto con tecnología Android como iOS, para ir almacenando los datos y permitir seguimientos y estadísticas.

Así, recibe notificaciones, puede funcionar como reloj, como calendario, contestar correos, mensajes o llamadas… Pero también calcular las calorías que hemos gastado, los pasos que hemos dado, la distancia que hemos corrido y a qué velocidad, comprobar en todo momento nuestra frecuencia cardíaca… Todo un mundo de cálculos y posibilidades que hace del nuevo ‘gadget’ toda una alternativa. Además, si se usa con Windows Phone será posible integrarla en exclusiva con Cortana, el asistente de voz virtual de Windows Phone 8.1.

La pulsera se comercializa solo en color negro, y en la parte inferior e interior es donde se ha colocado el sensor óptico del ritmo cardíaco. La batería integrada tiene una capacidad de 200 mAh, repartida en dos baterías de ión-litio recargables (según la firma, se cargan en 90 minutos y ofrecen una autonomía de hasta 48 horas).

Por si fuera poco, en Estados Unidos es posible asociar la Band a nuestra cuenta de Starbucks, de modo que se pueden pagar las consumiciones directamente desde la pulsera. El futuro, más que nunca, ya ha llegado. Y en este caso, con un precio de 199 dólares.

Si te gusta ésto, dilo: