Juegos de ilusión: las 10 claves del maquillaje nude

Rasgos luminosos y una piel perfecta son los objetivos de esta tendencia en maquillaje.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Miguel de Santos

Realzar y potenciar, más que cambiar o alterar: el maquillaje nude se resume en algo tan sencillo (pero que requiere cierto conocimiento del color) como crear la ilusión de una piel perfecta y unos rasgos más luminosos siempre que se note el maquillaje.

La clave son los tonos “segunda piel”: aquellos que se encuentran dentro de la paleta de tonos de la propia tez y labios… pero ligeramente mejorados.

El secreto se encuentra en aliarse con una base de maquillaje satinada que se funda con la piel y aportar volumen mediante el uso estratégico de colorete, que debe ser muy liviano para poder aportar color de forma transparente, dejando que la piel sienta por debajo del mismo. En los párpados conviene aplicar una sombra en un tono beige o hueso para unificar el tono y, cómo no, máscara de pestañas. En los labios, el truco es que el tono de la boca no sea más claro que el de la piel, y que tenga un subtono rosado o coral que aporte vida a la sonrisa.

Si te gusta ésto, dilo:

Datos técnicos