5 fragancias para amantes de los aromas frescos.

Sí, sigue habiendo hombretones que dicen orgullosos que les basta con rociarse con colonia infantil.

5 fragancias para amantes de los aromas frescos.
  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Sergio Cabrera 1 de Junio de 2015
5 fragancias para amantes de los aromas frescos.
ver la galería »

Es imposible que no lo hayas oído alguna vez. En la oficina, en una reunión de amigos… cae la frase como una lápida: “Yo de colonias no entiendo, me pongo la Nenuco de mi niño que es muy fresquita y ya me vale”. Siglos de evolución olfativa reducidos a la nada, alquimistas dejándose las cejas en fórmulas y síntesis de aceites aromáticos que podían haberse dedicado a otra cosa porque con agua y un toque cítrico ya bastaba…

Y no porque la colonia Nenuco sea una vergüenza. Sino porque los productos infantiles son para quienes se indica, y un hombre hecho y derecho debe avanzar y, igual que no come con un babero (salvo mariscadas de las que se sale rodando, claro) o se desayuna un potito de frutas, perfumarse con aromas adultos. Y si lo que les gusta es la frescura máxima, nada como alguna de las aguas de colonia que hemos elegido.

Nenuco nació en 1946 en Barcelona y fue la primera agua de colonia para niños. Si queremos seguir haciendo patria, podemos elegir un aroma aún más antiguo, el que crearon Herminio Álvarez Gómez, Belarmino Gómez y Emilio Vuelta Gómez en 1912: Agua de Colonia Concentrada Álvarez Gómez. Su frasco de diseño Art Decó apenas ha cambiado, como su composición, rica en cítricos como el limón español así como lavanda, geranio, romero, bergamota…

Más antiguas aún son las dos aguas de colonia más internacionales: la alemana 4711 y la italiana Colonia, de Acqua di Parma. La primera de ellas fue la pionera en el mundo y la responsable que se llame así a este producto. Como su nombre indica, es de Colonia, y su fábrica aún se puede visitar en la ciudad del Rin. Su composición exacta se mantiene aún hoy en el más estricto secreto, pero se sabe que desde 1796 se crea con bergamota, limón, naranja, neroli, azahar y romero.

La de Parma, por su parte, prefiere unir lavanda, romero, limón de Sicilia, rosa de Bulgaria, jazmín e incluso musk, de ahí que sea un agua de colonia más rotunda y adulta, sin dejar por ello de ser fresca.

Y como no todas las propuestas deben ser centenarias. Dos modernos entran en juego: L’Eau, de Serge Lutens, que trata de replicar el ‘aroma a limpio’; y ‘Friends’, de Moschino, que hace de la naranja roja la base de un olor muy masculino y fresco.

Cinco aromas diferentes, un único frescor y un destierro: el del frasco de Nenuco, a la bolsa del bebé.

Si te gusta ésto, dilo:

Comentarios Cerrados.