1o claves para unas pestañas atrevidas (hasta el exceso)

Puro teatro, así es la propuesta de la temporada para una mirada de impresión.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Miguel de Santos

Para apoyar la propuesta de unas pestañas de cine, la cosmética ha adaptado técnicas que consiguen el efecto deseado, algunas con resultados asombrosos. Y ahora sí, cuidando esos pelos tan delicados.

Máscara semipermanente. El sistema Maxcara es ¡casi magia! Una máscara de pestañas que resiste sudor, humedad y roces – y se mantiene intacta casi cuatro semanas. No es un tinte ni una permanente de pestañas, sino un tratamiento que podrás encontrar en Slow Life House, y que consigue unas pestañas con un color intenso, una curvatura extrema, e incluso un mayor grosor y longitud, como hace la máscara clásica, pero con una mayor duración.

Las nuevas extensiones. Se aplican de una en una. Las más actuales se basan en usar pestañas de diferente color, grosor, longitud y curvatura, para un efecto súper natural o más atrevido, según se quiera, y con un coste de entre 80 y 120 euros por aplicación. Duran de 3 a 4 semanas, dependiendo del ciclo de vida natural de las pestañas, y luego se recomienda una sesión de relleno.

Más que exageradas. La moda marca capas y capas de máscara negra. Pero no sólo eso, ya que las más arriesgadas llegan incluso a llevarlas casi en pegotes, muy intensas y pegadas. El rizapestañas, entonces, se convierte en aliado imprescindible: si se usa antes de aplicar la máscara (hacerlo después aumenta el riesgo de quebrar las pestañas), abre la mirada al instante y le da más fuerza. Las pestañas postizas son una opción para las más pacientes, recordando siempre que no se usa toda la pestaña entera, sino que se corta y entresaca para dejar sólo algunos pelos sueltos, que dan un aspecto más poblado al pelo natural.

 

 

 

Si te gusta ésto, dilo: