Los veranos se pisan con Castañer

Son un clásico de la zapatería de esparto tradicional y de calidad, y nos vuelven a calzar el verano.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Victoria Marrero
Los veranos se pisan con Castañer
ver la galería »

Si hoy nos ponemos las alpargatas alegremente con cualquier indumentaria, en parte se lo debemos a ellos, a la familia Castañer. Unos catalanes que allá por 1927 decidieron poner en marcha su primer taller de confección de este tipo de calzado.

Su edad dorada fueron los ’60 y los ’70 cuando la empresa tomó el relevo con Lorenzo Casatañer y su mujer Isabel, quienes dieron color y pusieron las esparteñas en la rueda de las tendencias, consiguiendo que el mundo de la moda, las artes y las letras, se convirtieran en asiduos de la marca de esencia mediterránea.

Pero la guinda no llegó hasta que el matrimonio conoció en una feria de París a Yves Saint Laurent, con quien tras un “Bonjour, comment ça va?” el modisto francés les sugirió la fabricación de una alpargata con cuña para su firma.

Fueron los primeros, y aunque ahora no son los únicos, sí que siguen siendo quienes marcan las tendencias en el uso y la elaboración de este tipo de zapatillas, que son fondo de armario y valor seguro para cualquier look, incluso los más elegantes.

Y para comprobarlo no hay más que ver el catálogo de su colección Primavera / Verano 2014, en la que el sport y el vestir se combinan de la playa a la ciudad, con mar de fondo o asfalto.

En sus imágenes sólo piernas, para qué más, si son los pies los que lucen sus modelos, que con cuñas o sin ellas, en piel o lona, se visten para pisar con determinación y mucho de espíritu de la moda, los días de más calor del año.

Estampados tropicales, cuñas a rayas, tiras de piel, puntas acharoladas, pares bicolor, print de leopardo o piel de ante, son algunas de sus propuestas, que también cubren los pies masculinos con modelos con cordones, y no olvidan los bolsos como complementos indispensable.

Una colección para pisar cómodos y fresquitos, para ponernos a los pies del verano, para disfrutar de los paseos con paso seguro, sin tener en cuenta las alturas ni las hechuras. Con Castañer pisaremos seguro, pisaremos con garbo.

Si te gusta ésto, dilo: