5 tacones para dar la nota.

Tacones para dar la nota por su originalidad, por su altura, su forma, su atrevimiento… incluso por su precio.

  • mail
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
Berta Rivera

Elevarse unos centímetros del suelo no es tanto una cuestión de magia como de arte, el arte zapatero de diseñadores que ven en los zapatos posibilidades que escapan a su funcionalidad o van más allá de ella. Claro que no es de extrañar que esto suceda porque lo cierto es que nos apasionan los tacones, a nosotras y a ellos, no hay mayor fetiche del outfit femenino que un zapato de tacón y unos labios rojos, una combinación siempre arrebatadora.

Nos quedamos hoy en los zapatos de tacón y comenzamos a vestirnos por los pies con 5 modelos que no te dejarán indiferente, se trata de 5 piezas -10, una por pie- que sorprenden sobremanera por el trabajo que muestran en sus tacones, propio exclusivamente de los diseñadores que los firman; los hay divertidos y también otros que son el colmo de la elegancia, prohibitivos en cuanto a su precio algunos y un capricho seductor en otros casos, son todos terriblemente originales, zapatos de los que marcan el estilo del look completo que acompañen. Y sí, son altos aunque no todos imposibles por una mera cuestión de centímetros, también por su precio pero… ¿quién dijo que seducir del modo más sofisticado fuese barato? (si alguien lo hizo, mintió).

La diversión la pone Charlotte Olympia con tacones de bolas de colores, la elegancia más sofisticada Christian Louboutin con su colección nude de tacones sinuosos, Kobi Levi lleva la música a los zapatos, más allá de la sonoridad de sus suelas, al trabajar las cuñas como si de un arpa se tratase, Sophia Webster se pone romántica y rinde sus clásicos salones a la chispeante bebida de cola, los pinta de rojo y llena su tacón de corazones, la vanguardia por su parte la pone United Nude con zapatos plateados hasta el tacón, un tacón que no nace del talón sino de la suela.

La cuestión está ahora en atreverse a dar la nota por los pies, a sorprender por los zapatos o, para ser más exactos, por los tacones de los zapatos… ¡y por lo que valen!

Si te gusta ésto, dilo: